NEGOCIO O EMPRESA

Suelo hablar con varias familias empresarias, en todas ellas veo un denominador común. Puede que sea coincidencia pero encuentro una diferencia de fondo entre la forma de ver el modelo de negocio de los padres frente al de los hijos.

Está bastante estudiado las diferencias entre las visiones de las diferentes generaciones, pero hay una perspectiva que no da tanto la cara y que es determinante para el futuro de la Empresa Familiar.

La pregunta que nos deberíamos hacer es, ¿queremos un negocio de supervivencia o queremos dar a nuestros hijos una seguridad financiera?

Por un lado, veo en los padres, una gran ilusión por crear y hacer evolucionar el negocio para que, cuando llegue el momento, puedan trasmitirlo a sus descendientes. El objetivo inicial para estos negocios es de subsistencia, formar una familia y generar recursos que cubran sus necesidades.

Por otro lado, escucho a algunos hij@s, queriendo con todas sus fuerzas, proseguir con el legado de sus padres, pero ¡OJO! En ese legado va adherido el ADN de supervivencia.

Lo que intento explicar es que los Negocios Familiares, grandes o pequeños, para que perduren en el tiempo, deben mutar hacia una Empresa Familiar que genere patrimonio.

Este cambio de paradigma es fundamental, porque una segunda generación que prosiga con el negocio familiar y siga con la visión de subsistencia, solo podrá cubrir necesidades, pero la vez que la Familia valla creciendo, los recursos van a ser insuficientes.

Partiendo de la afirmación de que los negocios Familiares tienen sus propios ciclos de vida, después de Crear y afianzar el negocio, se establece la etapa de crecimiento o estabilidad, en nuestras manos está elegir una de estas dos opciones, no basta solo con conseguir un buen Gobierno, una buena sucesión, y una buena comunicación sino cambiar la visión y expectativa de negocio.

Está bien tener un negocio que nos dé para vivir y que nos permita disfrutar de algunos caprichos de vez en cuando, pero si tu deseo es transmitir un negocio seguro y con valor a tus hijos, necesitaras generar capital. No me refiero con generar capital a ganar mucho dinero para poder gastarlo inmediatamente, si no dotar al negocio con una estructura sólida que pueda funcionar independientemente. Por un lado pueda cubrir nuestras necesidades económicas y las de nuestra familia y por otro lado, valla generando dinero para poder reinvertirlo en el negocio para que a su vez se valla creando un  patrimonio estable bajo unos valores.

La fórmula que todo negocio familiar debería seguir es:

Negocio + Valores + Crecimiento = Patrimonio y seguridad para la siguientes generaciones.

Mi consejo es que te tomes un momento para pensar, veas lo que tienes, decidas que es lo que quieres para los tuyos y adaptes todo lo necesario para poder conseguirlo, siempre bajo unos valores, los cuales puedas inculcar a las siguientes generaciones.

Suerte!!